MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
“INRI” .Foto Raul Villalba


“Siento en mi alma  una tristeza mortal”

 Palabras que dice Jesús a Pedro en el huerto de  Getsemaní. N.T

 

I

 Y en el huerto de Getsemaní,

el hombre dijo al padre:

- Aparta de mí este cáliz

no me obligues a beber

de esta copa de  muerte -

“¿Qué ha pasado con el árbol

florecido en  días de infancia,

cuando tú resplandecías

en la otra copa  del mundo?

 

Era mi amante el aire

que me llevó a las cumbres,

el agua que corría me dio la eternidad.
Dios fluir: de tu nombre extraje

el pensamiento que hermana

nuestras vidas en eterno torrente.

Ah, como el agua corría

en manantiales puros

consolando el desierto,

ablandando las culpas

de mi pueblo en exilio.

Y aun así, no habrá  música

que calme este quebranto.

 Era tu rostro Juan

la azul sabiduría

del que sabe que amar

es dar a luz sin límites.

Tú dijiste:

- Es el agua, purificad el cuerpo,

reverdeced, en nuevas floraciones -.

 

Tú eras el agua, Juan, yo el fuego impaciente,

flotaba por el viento de las torres del cielo,

buscaba mi morada entre los ángeles

cuya metáfora viva es sólo un pájaro.

 

 II

  “Pero, ahora inasible

en la muerte hipotética,

en la temperatura

congelada del mito,

me miro entre los hombres,

y quiero ser un hombre,

o una mujer pincelando

innumerables cunas.

 

Locura. Ay locura,

No me has dado la vida,

has llenado de  presagios

mi  común nacimiento”

 
Él huía hacia  Egipto,

El báculo de Herodes

puso grana en la tarde

por la sangre inocente.

 

 “Yo abrazaba la culpa

como cruz prematura.

Una voz  me hablaba

en las alturas”:

 

- Han muerto por ti,

escucha como llora

Raquel al  degollado.

Vivirás a la sombra

de  los niños fantasmas.

 

Tú serás, el hermano

el gran sobreviviente - .

 

El hombre gime  en su copa,

“OH Señor,

no me obligues.

Yo no quiero la cruz,

quiero el agua  fluyendo,

el porvenir del alba

 Dadme el alba señor,

que al fondo solo intuyo

la bruma y el madero”.


                            IV

(Coro)

 No queremos la cruz,

no el absurdo Gólgota.

Hemos nacido al margen

de la tibieza humana

porque somos el fuego

o el agua caudalosa,

porque somos el aire

ondulando  la historia.

Tres veces nos ha negado

la cordura

y de tres a un millón

y miles repetida,

ha prohibido levantar

pierda sobre la piedra

el templo de utopía

su  clara arquitectura.

 

No queremos la cruz,

ni las correas

ni los límpidos gráficos del alma.

Somos el caos perfecto del poeta.

saturando la paz con girasoles

o suicidas  que amaban "la otra orilla”

 

 Angustia de vastedad,

Hermanos,

cómo duele la belleza,

contra la sombra  breve

de una vida  tan breve.

 

Dios volverá con nosotros

cuando no sea necesario

que existan entre nosotros.

 

Dios  es caos y cosmos:

una ciudad remota,

Jerusalén Celeste

que baja de los sueños.

 

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29227 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=