MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
ALEJANDRA


 

Esa mancha en el camino

de una muerte tan  niña

que ya nadie  distingue.





“Hablo de lo irremediable pido lo irremediable.”

 

Alejandra Pizarnik

De “Extracción de la piedra de la locura”

 

 

Cubrirte  con la mortaja color lila

el único color que llora

en el espectro solar.

En lila todo, irremediablemente

Enubecer las ramas del verano

que trepa a un mediodía  frígido:

Saltimbanqui del tiempo

jugando  entre estaciones

suponiendo los frutos,

diversidad de goces:

la  domada sonrisa.

 

 

 

 II

 No hay tiempo en tu muñeca

verde, celeste, rosa:

Esa mancha en el camino

de una muerte tan  niña

que ya nadie  distingue.

 

No puedo más que inventarte

en mis palabras.

No puedo más que darte

la respiración de un aleteo:

un eco de mi latir,

un doble sueño en mis párpados.

 

Hace tiempo se fue el barco mí

Alejandra:

aquel que partió llevándote,

Llevándome...

 

 

llI

 ¿Es entonces que morimos, compañera?

¿Cuándo la garra es garra

y cuando es seda?

¿Qué hace que la otra orilla que no existe,

nos enamore igual por lejanía?

¿ Que hace que despertemos bruscamente

en una emergencia azul por ver el día?

¿Que hace que de nosotros brote el cielo

y en igual registro mítico el infierno,

que podamos volar el absoluto onírico,

en infinito de paz o de tormenta?

 

 

 

IV

 Ah quisiera que esta noche te sentaras

en el blanco sofá para decirme

que mi  ángel, aquel del ala rota

que tengo ensombrecido en una caja

te ha contado los secretos de mi insomnio:

¿Quién busca la libertad, mi desterrada,

aquel que pide a gritos la infintud del cosmos?

¿No es muerte lo que dice con palabras del cielo?

¿O es libertad la muerte?,

¿Es que hay un sustantivo?

 

Yo casi, hermana, la he visto

Y era un lento perderse:

 

Solos, tan solamente

se van los ojos a la ceguera,

la lengua a su mutismo

el cuerpo a su parálisis.

 

La muerte no es paisaje

es un ser que se encapulla

hasta cerrarse en un no sin territorio.

 

Pero hablemos un rato

que tengo aquí tu vida.

 

Y aunque tú no lo sepas,

me acongojo de ti :

de tu mano extendida

reclamando la ayuda

para  que nadie sea necesario.

Un  beber de ti misma,

azularte de  puras

estaciones de infancia.

Demasiada la ausencia

para amar la palabra,

cuando el silencio es mucho más preciso.

 

Pero estoy aquí,  Alejandra,

acorralada de vida,

sin la dulce locura

de perderme en mi fábula.

Yo en el borde del grito,

yo en el borde del llanto

como un canto rodado

voy gastándome en polvo.

 

Y  tan  endurecida, y tanto y tantas veces

Y tan seca de  bellos precipicios

de aguas ondulando los signos infinitos

de mi único consuelo: la palabra.

 

Por eso Alejandra  no me niegues  ahora

tu pequeña figura, tus ojos lejanísimos,

dame tu mano fría, niévate en mi corazón

hasta inundarme el alma de vendavales íntimos,

de  largas noches blancas que nunca he conocido

y lobos de alto aullido en doliente hermosura.

 

Y si en el fondo, hermana, como han dicho

“ si en el fondo de todo hay un jardín”,

llévame de la mano que mi cansancio es largo.

tanteando coordenadas en el eterno páramo.

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29248 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=