MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
Elogio a la locura II


         Escribe en tu cuerpo,Hermana,
        la metáfora pura de la cuna y el bálsamo.

____________________________
Elogio

a la

locura II

 

 


“Oh las cuatro paredes de la celda

Oh las cuatro paredes abdicantes”

 

Cesar Vallejo

 

 

I

 

Y digo el desierto en ella,

en su cadalso agudo

donde hiere el espejo

que  parodia a Narciso.

 

En esta línea de fuego

que es nuestro ser, hermana,

entre la nada ausente

y el repentino abismo,

nos han dejado solas

de condición y  verbo;

y somos huellas de un niño

que siempre está a la espera.

 

Ah, del cadalso agudo

que burla en la Utopía:

este genoma huérfano

dudoso mapa del alma.

O el  abrir cada cofre

de la historia soñada

y encontrarlo vacío

de  todos sus aromas.

Oh, las cuarto paredes abdicantes

Oh, las cuatro paredes de la celda.

 

 

ll

 

Ay, de la inmensidad

que mira  la dulce fuga

y hoy llora contra el marco

de nuevas religiones.

 

Se muere la vida,

hermana mía,

adelgaza el poema

en cada niño

que en el hambre quiebra

su esqueleto de pájaro:

angelitos  sin tiempo

que no sabrán del cielo

porque  nunca podrán

Amar la tierra.

 

Y qué decir entonces.

Si no es luz la palabra

que se geste tangible:

obrera de los sueños.

¿Despertar de la nieve

al corazón dormido?

¿Derrumbar los muros

que protegen al príncipe

de esta gran muerte roja

con su máscara en ciernes?

 

III

 

No puede más el verbo,

de no poder se muere,

de excesivo y solitario

de entregar transparente

la angustia y la ternura

a un virtual soberano,

que juega haciendo szaping

con el dolor del uno.

 

Mientras Nerón corona

en  ese gesto eterno,

al hombre sin cabeza:

Nuestro Gran Paradigma.

 

 

Ah, las cuatro paredes de la celda

Ah, las cuatro paredes del silencio.


 

IV

 

 

 Escribe  en tu cuerpo, Hermana,

la metáfora pura de la cuna y el bálsamo,

que tu ánima gima en noches como esta

y tus pechos reclamen

su condición de fuente.

 

En ti está la metáfora del  agua

el manantial de la vida

está en tu vientre.

La que seca las lágrimas del niño,

la que abriga los pasos del errante.

 

Ella es Alfa y Omega,

el principio y el fin

“Enjugará toda lágrima  de sus ojos,

y ya no existirá ni muerte,

ni  duelo, ni gemido”.[1]

Tú, hermana de sombras,

desterrada de la historia,

demonio de los mitos

Pitonisa de los poderosos:

 

 

 Un día habrá entre días

que tus huesos sepultos,

eclipsen , por fin, la noche

con su aurora doliente,

y  bramen tus cenizas,

niña bruja, en la hoguera,

con la voz de la magia

arrasada por el hombre.

 

Y serás la deseante

la que brota en los muros

del estéril cadalso

del agudo cadalso...

 

de las cuatro paredes de la celda

de  una historia abdicante.



[1]  Apocalipsis según San Juan N.T

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29236 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=