MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO

 

El infierno relativo

o la odisea del minimalismo

 

“Entre la flor que tomo y la que doy

La inexpresable nada”.

UNGARETTI

 

Alguien me dijo algún vez” No hables del poeta en la poesía”. Omisión tan fatal como negar el único organismo del que podemos dar un frágil pero honesto testimonio, ese misterioso entramado de contradicciones que hemos dado en llamar: Uno mismo.



 

Identidad

l

Es verdad que no sé si me conozco

He tenido tantos ciclos en mi rostro

como círculos el árbol

como  reinos y pájaros

y dragones mutando

hacia los ángeles

en las nubes de los contempladores.

Soy una gracia consabida

y sin embargo, esa rota cajita de la infancia

se asemeja al cofre de Pandora

concebido el  terminal contaste.

 

Es verdad que se pierde la emoción a veces,

como aguijón hundido mucho tiempo

que raciona  su veneno paulatino

para no  dejar ni un rastro  de sospecha

y aplanar al corazón como una triste postal

que ni siquiera llegará a ser roce:

sólo un icono virtual que nos sonríe

desde los paraísos de la inexistencia.

 

Todo sucede así pero no existe

Caminan las rectas y se curvan

en las esquinas de lo previsible.

 

El ritmo inalterable no equivoca una línea.

 

De la ciudad cercada nacen pájaros muertos

Pero vuelan en insensato gris hacia las plazas

 

o hacia el rancio despojo de las mesas.

 

La sonrisa brutal de la indigencia

es una rara y serpentina rabia

amante que se ovilla

y en sus costras se expone

a la gran risotada colectiva

al complacido embrión de la conciencia.

Es el hombre del eterno perfil

creencia de ocupar, ilusión de ser

Calígula comiéndose la luna

O Nerón dejando lágrimas

En su cristal sagrado.

mientras Roma e incendia.

 

Es el olvido de todas las infamias

Es la  vileza ociosa que delata

en el necio semblante la bajada

al esqueleto próximo.


 

Des realización

 

Si no estoy repartida

Si no  avisto en otros mis rasgos familiares

Si el círculo del mundo

es astilla de espejo

donde no puedo recoger

ni el recuerdo de mis poros.

 

Y mi espacio se aleja al acercase

Porque todo se aleja.

Y el puente  de mi voz se ha roto.

Y verifico su mutismo en un oído ajeno

donde mis palabras se licuan en zumbidos

y fonemas sin sentido.

 

Es relativo el tiempo de los tristes refugios.

Caen crepúsculos violetas

sobre el llanto de los duendes.

Se hacen trizas las ánforas

de los  bellos conjuros.

Y una niña envejecida interroga a un unicornio.

 


 

Etimología

(Cultivus. Lat. Cultura)

 

¿Recuerdas que una vez cultivaste

un pequeño garbanzo en un frasquito?

Y te dijeron “brotará de allí una planta.

En tu escolar aburrimiento  dulce asombro

cuando un tallo nació buscando el aire

Y lo viste crecer tan mansamente

en su prisión de vidrio embotellada

Y te supiste hacedor de algún milagro

en el temblor de la primera hojita.

 

Y siempre fue esta misma la quimera:

Primero el sueño de los labradores

y luego el sueño de los regentes de tierras

sobre los labradores y los suelos.

Brotación del dominio.

Principio naciente de la planicie al cielo

Más que tallo y que trigo

Más que árbol

Y así los sueños se elevaron tan altos

Que perdieron el porqué de las raíces

.

Y nació la cultura incultivable.


 

El otro paraíso

l

 

Solo me queda un cuenco de palabras

y una lejana urdimbre de canciones de cuna,

algo de aquel cincel que imaginó la vida

más inmensa que la vida misma.

Pocas cosas  tengo ya:

Los años, sus errores como cofres de equivocadas llaves.

Una dulce penumbra donde aún cantan

los Ángeles que cada noche he reunido.

y una dama violeta, como madre ensoñada

que siempre  o casi siempre me encapulla.

 

ll

 

El paraíso asombra y de tal modo

que es un asombro que llega hasta las lágrimas

Nada más deslumbrante

que la penumbra piadosa de los templos,

Nada embriaga más en este mundo

que haber probado el fruto del alivio.

Y las alas que desde su cuna

la humana angustia puso al pie de sus sueños

pidiendo a los corteses magos de las fábulas

que no dejaran tan sola su torpeza de miembros

su vertical tortura hacia un cielo imposible.

 

 

 

 

 

 

lll

 

De no haber ascendido  vértebra  a vértebra

hasta el erguido desmayo

que nos puso al acecho

y al mismo tiempo

al punto de un engañoso ascenso

hacia un refugio celeste que amparaba los ojos.

De haber sido terrenos

Veríamos que todo desde el cielo a la tierra

es profundad al infinito.

 El edén de la hondura

La mirada inicial.

El otro paraíso.

 


3ª Parte

FINAL

 

 

 

 

Rapsodia

 

Doy esta llave

A quién le serviría

su límite  es la muesca oxidada del tiempo

Esta llave es la tempestad del último abandono.

 

Su muesca es hostil

como la sonrisa de un desposeído.

 

Sueño sobre las estrellas.

 

Cerraduras infranqueables

para mí: la que de todo ha desertado

la que tiene en su bolsillo la rosa negra:

esa banal cerradura de los rebeldes.

 

Arrebatada sueño con mi hogar.

Una huella como luz

de un unicornio muerto

me devuelve el destello


Canto insurrecto

 

No hay mayor hazaña para un poeta

Que la de haber renunciado a Dios

Y jugar con los límites

 

Como un canto insurrecto.

Como la mano terminal sobre la copa

imaginado que allá donde no hay nombre

amanece un desierto apasionado

para los que han perdido la luz reglamentaria

la dirección razonable de los pasos

que irán de uno en uno hacia igual límite.

 

Nada más  peligroso que un desierto

Cuando se vuelve oído del poeta

Poética

 

Un templo Oscar ¿lo imaginas?

La pureza penumbrosa de las cúpulas

 

Un altar donde ya nadie sangra.

Tu cristo se ha vestido de colores

dando a luz los matices.

 

Ya no hay blanco...

Es la luz penumbrosa

del nacimiento y la muerte entrelazados

como una rara y simultanea criatura

que da alivio al corazón.

 

Quien no ha soñado, Oscar, con la sabiduría

 

Togas grises al final del un altar de jazmines

Y rostros como antiguos mapas

cuyo mayor resplandor

es el sosiego

 

Ellos lo entienden, Oscar

Los nuevos discípulos que aprendieron

el único mensaje que nos trajo el Mesías:

El de la compasión que mece tal una cuna

enlazada a las cunas de este mundo

un nacimiento infinito...

Es el bello Jesús que tú soñabas

en la cárcel de Reading

El  secreto de la inmortalidad decías

o tal vez lo he leído detrás de tu palabra

El secreto de la inmortalidad es simple

“la compasión humana”.

 

Jamás habrá otra historia,

jamás habrá otro ángel

más allá de este templo

consagrado a los poetas “escépticos de Dios"

Hermano de Esperpento y de los griegos,

amador de tu propia desventura

Aquellos que no entienden la metáfora

no podrán vivir eternamente.

Tu lo sabias, Oscar

por eso desplegaste en el cadalso

una vez más tus alas.

 


Final

 

¿Estaré en cada partícula del aire

en el espíritu que respiran las palabras

que he escrito?

 

Alguien me dice y es tan dulce su voz

tan de de silencio...

que no es silencio ni voz

es sólo un hálito

 

 

“No existe infierno aquí

Yo soy el devenir.”

“Desde arriba podrás ver el real sendero”.

“Somos eternidad en el sueño del universo”

“La transformación infinita y el alivio.”

 

 

5 de agosto de 2007

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29217 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=