MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo


Cuando hubo el horizonte
Hubo la cuna
Cuando el niño bostezó
sobre la tierra
y en brisas de arrullos
se acunaba el refugio de la amante
que amaba y no sabia.
Cuando la piedra no era excusa para el muro
Ni las chispas del las ramas mas que chispas
Y en la casa de la noche iba la luna
A mecer el asombro de los sueños

Entonces hubo el tiempo
La tempestad silvestre y el cobijo
La fruta abierta al goce
La sed colmaba siempre en su inocencia

Los ídolos del miedo

no habitaban el siglo del asombro
Hubieron de suceder demasiados relámpagos
demasiados temblores bajo la hierva suave
demasiado caer en inverso sentido.

Aquel día extraviado
de equivocar el suelo
tangible en las alturas
de la angustia
el equivoco inicial de la mirada
Lo inmenso y lo pequeño
Esa fatal medida.

Y murió el primer templo
con los primeros muros
Y la primera síntesis
Y el sueño metafísico

Las frutas mezquinaron

las bocas poseídas
nacientes de palabras
El agua fue una ofrenda

venerada y confusa
Y callaron las cunas

y los lechos silvestres
Y las chispas se unieron
 en un doliente fuego. .
Crepitando bajo un ídolo de piedra

Entonces fue otro el templo.
Talló el temor sus ídolos
Dieron culpa sus leyes
Y la ambición sus cúpulas.


 

...............
Coro
Mira la caída
De lo que más amabas
El cántaro vació su agua en vino

Y del vino a la sangre
el sacrificio inútil:
Las bodas de Canaán
Danzaron junto al Gólgota
Que has hecho de tu cuerpo
Minúsculo de vida
Atrapado en la lujuria

que desangra al deseo
Castidad en inverso
Durmiendo junto al lecho

del Santo Inquisidor

¿Que harás ahora que sabes
que medida hay en todo
y tu línea de fuego entre dos nadas
te reclama e l olvido de la precisa vara
con que la historia dio a luz a la desdicha?


QUE SUEÑAN LOS REBELDES

¿Qué sueñan los rebeldes
En su confinamiento de utopías
Qué templo ha de elevarse

En esta oscuridad

¿Donde el poeta es mensajero

del silencio?

Morir de muerte propia
Danzar la redundancia
Del límpido aquelarre
Que bendice al fetiche
Ensimismar el ser
A la gloriosa angustia
Arder en soledad
El simultáneo infierno
Del ser y la conciencia.

Por que muere el poeta
Si ayer fue primavera
Y a l dar la cinco en punto
Volverá el sol naciente.


TENGO LOS DÍAS CONTADOS

 

Tengo  los días  contados

por   las  antiguas  cuentas de  un  rosario

de dioses redundantes

 

Cada Av que naufraga  en  mis manos

Como  inocente  lluvia de cenizas

 

AH  templo  de la  Agnosis

He aquí tu discípula

Practicando los rituales de la angustia

 

Cuando naufraga la unidad nacen los ritos

Golosamente  vierten sus pócimas de perlas

 

Sus  Ángeles, sus santos sin hoguera.

 

Imaginé la  noche en un ácido eclipse

El  cuerpo  atormentado por  un dolor antiguo

Que alza un  ruego  eterno

Rogación del  instinto

De la  matriz  más  pura

Tanteando milagros  en  el                                                        firmamento.

 

Y allí abajo la bóveda infinita

El  alucinado corazón

Como un Fausto abatido

Esperando no sé que ángel

Antes del  buen  Mefisto

Solo  bajo la  noche

En  la  atmósfera  húmeda

De  esperadas  tormentas

 

Y al levantar

Los ojos

En  actuación soberbia

 

Cruzaron   cuatro relámpagos

            Jinetes  de los  días de nuestro exilio bíblico

 

Uno  rojo, uno  negro,

Uno  en  verdor  d e  muerte

Y  uno  efímero  y blanco

Que  se  fuga   hacia el  pecho

Con  el verbo de  un Dios

que nunca  ha sido.

 

El solo, atormentado,

cabalgando su pecho en latidos

que hieren

hasta negarle el aire.

 

 

Él en todos, el  mismo

Ancestral,  nuevo  y  póstumo

Repitiendo así al hombre

en circular deseo.

 

[1]“¿hasta cuando tardarás en hacer justicia

Y  pedir cuentas por la sangre

A  los habitantes de la tierra?

 

Un bíblico clamor en la memoria.

Recrudece el dolor del  consuelo  perdido.

 


 

 

Coro

 

Dado el tiempo hubo un templo
al final del camino
en la ruina del siglo
Alto eclipse el consuelo
Honda noche hacia el centro de hielo
su negrura
Llevaba parpadeante
la memoria del fuego


Silencio...

 

Han callado todas las cadencias:

 

Desafinan los templos del dios padre

Con  los templos de las devastaciones.

 

Un niño degollado

Por un eterno Herodes

Da a  luz la ceremonia  del

Bien aventurado

 

Silencio....

 

Están llorando

Ante la fosa  común

De  los  desheredados

El niño degollado y el ungido

 

Y se  calma con cifras

La verdad de la infamia

Ah sedante estadística

de  los nuevos infiernos

Un correcto silencio

Apunta en su pantalla

A un blanco lejanísimo

 

Y  en  la  ciudad incierta para

El  amo de  los pueblos

La sangre remplaza el  agua

Aquel inocente oasis

Que  una vez pueril e inmenso

Fue  esperanza del desierto


CORO

 

   Y Hubo, así, dado el tiempo
Un templo hacia la fuga
Cuando es grieta en el pecho el límite de verbo
E inútil la palabra rueda en piedras al río
Que desemboca ignoto en el mar del Leteo
Oceánico espacio de la muerte absoluta”


Sólo queda el Desamparo

 

En  la  grieta  que  abisma

tu  último  paisaje

Verás que  hay  otro abismo

No  es  el  odiado vértigo

No es  el  hielo del salto

que congela el paisaje

de  lo  amado viviente

Es  una rara alquimia que el universo

ofrenda

devenir el espacio enamorando al tiempo

otra  forma del cielo


Coro

 

Dado el templo
Era un día donde callan los cantos
Y las ruinas se duermen en sus columnas ácidas
Y explora en lejanía alguna dulce alondra
La música aprendida en los pasados siglos
“Antes hubo una historia repite
entre las rocas como la voz de Eco
apresada a Narciso
Antes hubo una cuna,
Y en el rito del alba
Yo la alondra naciente
Saludaba el inicio.

 


Que vengan aquí

 

Que  vengan aquí los que ya han  muerto

Las sombras de los  sobrevivientes

Los  nombres que  caminan  sin cuerpo

En el olvido anónimos

Bajo las tablas del antiguo teatro

 

Que vengan aquí

Escépticos  de  Dios”

Peregrinos de la sed

Insaciable deTántalo

 

Que  vengan aquí

Los desertores

del ejército virtual de  la obediencia.




[1] Párrafo del  Apocalipsis   según   San  Juan

nueva página
 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29240 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=