MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
Segundo poema


 

 

Mira mi noche en  llamas.

Pero observa mejor:

verás cenizas.

 

Criaturas cómo el fuego

en lenta ondulación

van quemando la danza de la vida.

 

Y contempla la noche

del dolor en el pecho,

la noche del insomnio Inevitable

 

obsérvame en mi luto

con mis manos  aún torpes

o para siempre torpes,

pausando  el pensamiento,

en letras que se agolpan.

para  hacer lo imposible

 

Mis palabras: criaturas,

que doy a  luz en sepia

de una abstracta y mortal fotografía...

 

Dios está  con vosotras.

en la mala costumbre

de exigir su existencia

en los sueños de un loco.

 

Mira mi noche en límite,

que huye  de su almohada,

para evitar el cuervo

sobre  el cuerpo dormido;

sobre el inerme trazo

del alma derrotada,

la que se expresa en  vértigo:

Simultánea. memoria

 

Allí están las edades

que el tiempo ha abandonado:

la criatura que llora

a los pies de un recreo,

la que canta   palabras

que aún su alfabeto ignora.

 

Allí está la pequeña

silla de verde raso

esperando a la princesa

que se narra a sí misma

con no más de seis años

en su cronología,

y no menos que eternos

en pasión  de princesa.

 

Y verás  las banderas

endureciendo  plazas de palomas

que huyen  de los gases y  del  casco.

del estruendo y las balas.

 

Y verás treinta mil fantasmas

que en la flama

se incorporan  de fe

y humanidad que calla.

 

Y aunque sean  ingrávidos

están allí  los tristes

Erdosain y su rosa,

que nunca fue blindada

tal vez, precisamente

porque amaba las rosas.

 

Alejandra  exiliada

de la vida  en su vida

mientras llama a la muerte

con azul desafío.

 

Las palabras de un loco

Son todas las memorias:

 

las del tiempo y el viento.

del tiempo  del hombre

que  dibuja  los números

líneas y bellas brújulas,

para hacer un sendero

 

del viento las del otro

que cruzó edades,

y aun tiene entre sus manos

latiendo un nacimiento.

...

Mis amantes fantasmas

 Encomiendo a vosotros

la  locura y el cántaro

de las aguas del río

de contraria corriente.

 

Encomiendo  a vosotros

mis ángeles agónicos,

mis lágrimas perdidas,

mi unidad tambaleante.

 

 

III.

 Oh, cielo de los locos

asilo del sufriente

¿recuerdas  la dulce Ofelia

que murió en las alturas?

y dicen que era el agua

de vulgares nenúfares,

de helechos como pulpos vegetales.

Ella, la dulce Ofelia

se recostó en un cielo

de acuáticas estrellas

pero nadie lo supo.

 

 

IV

 Ah cielo de los locos

sólo en tu éter creo

llegando al territorio

donde ya no hay palabras,

y el luto crece grávido

en los ángulos rectos,

y las lámparas dicen

lo real como un cuadro

innecesario, estático,

un presente, que emigra

sin culpa  hacia el abismo.

 

Mis fantasmas amantes,

las palabras del loco

nada pueden hacer

si no convocan  lágrimas,

un diluvio de lágrimas

por la vida partida:

la triste inteligencia

de los  seres que  amaron

alguna vez la música

que nacía del fondo

de todos los misterios.

 

El solitario dice :

- He aquí lo que dejo,

una puerta  sin casa

y una llave enemiga del candado

una llave ignorante de clausuras.

 
Lo demás, lo que queda

lo  dejaré en  tus manos...

 

Ah, locura en tus manos

encomiendo mi espíritu .

 

 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29249 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=