MARTA OLIVERI ESCRITORA
 
  ANTOLOLGÍA DEL DESAMPARO libro1º
  Las palabras del loco...
  Elogio a La Locura I
  “INRI” .Foto Raul Villalba
  Elogio a la locura II
  ELOGIO A LA LOCURA lll
  Aquellos locos no “;egregios”;
  Pinceladas
  VINCENT
  ALEJANDRA
  Segundo poema
  EPÍLOGO
  EL ÚLTIMO SENTIDO DE NOMBRAR : Foto Raul Villalba
  A quién estoy diciendo
  Haikus
  Semblanza
  Dios subterráneo
  LLega un punto...
  Sigilosamente
  Pequeña plegaria
  Debes rescatar lo acontecido.
  El Poeta ha dado a luz el desamparo
  Neología
  LAS HIJAS DE LILITH
  Rebelión
  Niña Monstruo
  El Último sentido de nombrar. Foto Raul Villalba
  Lilith
  REBELION DEL ANGEL
  DE REBELION DEL ANGEL : Tuve un Sueño
  Plegaria para mi nombre
  REBELION DEL ANGEL El Nuevo Templo
  REBELION DE ANGEL 1
  EL OTRO INFIERNO
  2ª parte del OTRO INFIERNO
  Fin de ANTOLOGIA DEL DESAMPARO
  Dejaré este mundo despojada
  Obra completa de Marta Oliveri
  ANSIAS DE MORIR (monólogo)
  Libro de visitantes
  Lista de links
  Mejores Fografos
  Elogio a la Locura
Aquellos locos no “;egregios”;



Pero la arena es noble, Camile,         
siempre despierta las páginas
del mar y el viento
hacia el sin límite.

 


Aquellos locos no “egregios”

 

 

Ellos aún populares, aún huellas luminosas, que perfuman la historia  con un depurado aroma que ya no les pertenece, y por lo tanto no molesta. Aún célebres, ganadores de milenios ordenados en su nombre, embellecedores de los palacios de los poderosos, mitos de la tragedia heroica y grandiosa de la  humanidad.

Ellos no son ni serán jamás  aquellos “locos egregios”

El sentido profundo de sus deseos ha quedado en las sombras, más anónimo que aquel que transita en los desiertos.

Ellos, los grandes poetas de la Utopía, han terminado solos  clamando en el desierto de la multitud  presente:

Camile, Alejandra, Vincent, Jesús. Todos fueron negados, por su tiempo, para tales torturas, cualquier homenaje es una broma por lo menos macabra.

Por eso mis palabras sólo quieren recordarlos en el instante posible de la crisis, extender hacia el pasado una mano de empecinada y loca fraternidad.




CAMILE

 

“ Le decían nos servimos de una alucinada

Para encontrar lo que buscamos.”

 

De  “Cartas desde el manicomio”

Biografía de Camile Claudel

 

 

I

 Aún los círculos

concéntricos del agua,

cuando caen desde el puente

tus criaturas, más vivas en su mármol

más de alma en su arcilla,

que toda la  templada

perfección de lo  existe.

 

Ah Camile, la que emigra

de  su época infame.

Hermana a la que exilian

los  poetas del bien,

los monarcas que escriben

la historiografía.

del Areté[1] y  su séquito de ideas.

Ese eclipse perpetuo del  poema

que  agoniza en las enciclopedias

 

Camile ellos no saben

que la poesía  es  viento,

que  hay un pájaro de luz

y uno de sombras,

amaneciendo el tiempo,

anocheciendo el día

sin  Cronos  que devora,

sin Virgilio que guía.

 

ll

 Mármol de luto en pedazos

veo tu noche ;

esa última noche del deseo

cuando el gesto del ir

pide un milagro:

Que cada mármol

vibre  bajo el puente,

que caigas como Ofelia

hacia un descanso

de flores en el cuerpo y despedida.

Y tus criaturas no hundan su materia,

que algo más hubo en ellas  y era el gesto.

 Tu alucinación hermana, era la vida:

 La trinidad del alma

en eterno combate.

 
El beso y  ese roce inaugural

la pasión detenida y palpitando.

 

Pero  vivir Camile

es  comprimirse

para ocupar la sombra

del cuerpo permitido

hasta la cifra exacta

que nos designa el día

en que habremos de ver la luz

o hallar la sombra.

 

Vivir es accionar los mecanismos

del histriónico gesto del presente.

es herir la grandeza en cada rito,

es callar sobre todo,

callar siempre.

 

Que no imagine nadie

que  en tus manos,

ay,  pequeña exiliada,

tembló un ángel.

 

III

Aún recuerdo esa noche no vivida:

la tormenta del mármol

desgravando tu cuerpo,

aquel puente y el agua

de círculos concéntricos.

 

 Nadie te escucha, ahora.

Nadie entiende.

 

¿Habrá quedado el gesto?

Decidiste la arena.

 

Pero la arena es noble, Camile,

siempre despierta las páginas

del mar y el viento

hacia el sin límite

 

y muestra su grandeza

al hacedor sin cruz,

al poeta sin clavos

que  en el mar se descalza

de gravedad  alzando

un  gesto de plumas

y eternidad sobre el agua .

 

Decidiste la arena,

te decidió la arena.

 
 Tu escultura no cabe

en el mármol tan grávido

tu escultura es metáfora

de todo lo intangible.



 
   
Publicidad  
   
Hoy habia 16454 visitantes (29222 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=